100 AÑOS - REVOLUCIÓN DE OCTUBRE

A pesar de la voluntad popular de poner fin a la guerra, la participación en la Primera Guerra Mundial no varió. En abril, la publicación de una nota secreta del Gobierno a sus aliados, diciendo que no pondría en peligro los tratados zaristas y que continuaría con la guerra, provocó la ira entre los soldados y los trabajadores.24 Las manifestaciones a favor y en contra del Gobierno causaron los primeros enfrentamientos armados de la revolución y precipitaron la renuncia del ministro de Relaciones Exteriores, el historiador Pável Miliukov, del KD. Los socialistas moderados entraron a continuación en el Gobierno, con el apoyo de la mayoría de los trabajadores, que creían que así podrían ejercer presión para poner fin a la guerra.

Guardar

Lenin regresa del exilio

Un mes después de la revolución que tuvo lugar en Rusia, el 27 de marzo (9 de abril), de 1917, Lenin, con un grupo de emigrantes políticos -miembros de diferentes partidos- salió de Suiza, atravesó Alemania y, el 31 de marzo (13 de abril) por la mañana, llegó a Estocolmo. El mismo día, por la noche, Lenin salió de la capital de Suecia, y el 2 (15) de abril llegó, finalmente, a la frontera de Rusia, a la ciudad de Torneo, al norte de Finlandia.

En Torneo, Lenin fue recibido por una delegación especial enviada por los bolcheviques de Helsinki y por el Soviet de la ciudad. Lenin subió a altas horas de la noche en el primer tren que salió de Torneo al sur, hacia Petrogrado, el 2 de abril.

En la noche del 3 (16) de abril Lenin regresaba a Petrogrado desde su exilio.

Once de la noche. El pueblo esperaba, en un estado de gran tensión, la llegada del tren con Lenin. En el andén de la estación, había numerosas banderas, arcos adornados con telas rojas e inscripciones saludando a Lenin.

Allí mismo, en el andén de la estación, Lenin dio su primer discurso ante las tropas revolucionarias de Petrogrado. Dijo: “La guerra, que acabó con millones de vidas y agotó a las masas, abrió los ojos del pueblo, mostrándole que el capitalismo se ha metido en un callejón sin salida y que la única manera de salir de este callejón es la revolución socialista“.

Ante las masas silenciosas de miles de obreros de Petrogrado, Lenin pronunció nuevamente las ardientes palabras: “¡Viva la revolución socialista!“.

1917 –  Tesis de Abril. Lenin
Continuando con los argumentos expuestos en El imperialismo, fase superior del capitalismo, afirmó que el capitalismo había entrado en «fase de putrefacción» y que la burguesía ya no era capaz, en los países recientemente industrializados, de asumir el papel revolucionario que ya había desempeñado en el pasado. Para él, solamente se podría detener la guerra y asegurar las conquistas de la Revolución de Febrero dando todo el poder a los sóviets.

El 4 (17) de abril de 1917, en el Palacio Táuride, Lenin leyó y explicó en dos informes que se sucedieron, sus célebres tesis “Sobre las tareas del proletariado en la presente revolución“.

Las “Tesis de abril” se componen de diez tesis diversas, orgánica e indisolublemente conectadas entre sí y condicionadas unas por las otras.

Está centrado en cómo debía ser el paso a una segunda fase revolucionaria en la que el proletariado y el campesinado tomasen el poder mediante los soviets.

Las tesis de abril abordaban qué posición debían tomar los bolcheviques en relación con el final de la guerra. También la necesidad de no cooperar con el Gobierno provisional en manos de la burguesía y la adopción de medidas como la abolición de la policía, ejército y burocracia estatal, en tanto que eran herramientas del poder burgués que podían obstaculizar la toma del poder por los soviets. Así mismo planteaba un cambio de denominación del Partido, ya que el término socialdemócrata había adquirido un significado negativo al vincularse a organizaciones que por toda Europa habían apoyado las políticas belicistas. Exigió la confiscación de las tierras y su posterior redistribución entre los campesinos, el control obrero sobre las fábricas y la transición inmediata a una república de sóviets.

 Las tesis de abril sentaron parte de las bases ideológicas que habrían de orientar la praxis bolchevique tras la toma del poder en la Revolución de Octubre.

la ligazón indisoluble del capital con la guerra imperialista y demostrarles que sin derrocar el capital es imposible poner fin a la guerra con una paz verdaderamente democrática y no con una paz impuesta por la violencia.”

Esta peculiaridad exige de nosotros habilidad para adaptarnos a las condiciones especiales de la labor del partido entre masas inusitadamente amplias del proletariado que acaban de despertar a la vida política.”

Explicar a las masas que los Soviets de diputados obreros son la única forma posible de gobierno revolucionario y que, por ello, mientras este gobierno se someta a la influencia de la burguesía, nuestra misión sólo puede consistir en explicar los errores de su táctica de un modo paciente, sistemático, tenaz y adaptado especialmente a las necesidades prácticas de las masas.”

“Mientras estemos en minoría, desarrollaremos una labor de crítica y esclarecimiento de los errores, propugnando al mismo tiempo, la necesidad de que todo el poder del Estado pase a los Soviets de diputados obreros, a fin de que, sobre la base de la experiencia, las masas corrijan sus errores.

No una república parlamentaria -volver a ella desde los Soviets de diputados obreros sería dar un paso atrás- sino una república de los Soviets de diputados obreros, braceros y campesinos en todo el país, de abajo arriba.

Supresión de la policía, del ejército y de la burocracia.
La remuneración de los funcionarios, todos ellos elegibles y amovibles en cualquier momento, no deberá exceder del salario medio de un obrero calificado.

En el programa agrario, trasladar el centro de gravedad a los Soviets de diputados braceros.
Confiscación de todas las tierras de los latifundios.
Nacionalización de todas las tierras del país, de las que dispondrán los Soviets locales de diputados braceros y campesinos. Creación de Soviets especiales de diputados campesinos pobres.” Lenin

V. I. Lenin – Las tareas del proletariado en la presente revolución (“Tesis de abril”)

Todo el poder a los Sóviets

 

Porque el Proletariado, liberándose de la explotación, liberará a la humanidad entera.

7 de mayo de 1917 Pravda: “Un mandato para las elecciones del Soviet”

La siguiente declaración fue publicada el 7 de mayo de 1917 en la primera plana del periódico bolchevique Pravda con el título “Borrador de mandato para utilizar en la elección de delegados al Soviet de obreros y soldados”. Este mandato marcaba la primera aparición de la consigna “Todo el poder a los soviets” en una declaración oficial del partido. Su propósito fue ayudar a los miembros del Soviet a distinguir los candidatos genuinamente revolucionarios de los revolucionarios solo de palabra.

3 (16) de julio – Las jornadas de julio

La principal unidad dispuesta a alzarse, el 1.er Regimiento de Ametralladoras, envió delegados a las demás unidades militares de la capital y a las fábricas para recabar el apoyo de soldados y trabajadores para su marcha armada con el objetivo de derrocar al Gobierno y traspasar el poder a los consejos. Los esfuerzos de los enviados de la Organización Militar bolchevique para convencer a la unidad de que desistiese en su propósito resultaron infructuosos.

Tuvieron lugar entre el 3 (16) de julio y el 6 (19) de julio de 1917 en la capital, ahora rebautizada Petrogrado. Se conoce con este nombre las marchas y movilizaciones para intentar derrocar al Gobierno provisional y establecer el gobierno de los soviets. El rechazo de los mencheviques y demás partidos reformistas hizo fracasar este intento de tomar el poder.

Las Jornadas de julio tuvieron su antecedente el mes anterior, cuando el 5 (18) de junio una treintena de fábricas entraron en huelga y empezaron a producirse algunas manifestaciones armadas. El 23 de junio (6 de julio) los obreros de más de 70 fábricas exigieron tomar el control de los medios producción y que el poder político fuese tomado por los soviets.

 Al llegar la noche, una multitud de soldados de diferentes unidades y de obreros, habían rodeado la sede del Gobierno.  En la madrugada del 4 (17) de julio, buena parte de los concentrados se retiraron a descansar a sus casa con la intención de regresar posteriormente.

Durante el día 4 (17) la situación se reprodujo, produciéndose enfrentamientos armados a lo largo del día, que provocaron más de 400 bajas. El Gobierno provisional estaba en una posición indefensa, aunque ordenó el traslado urgente de tropas desde el frente a Petrogrado, para aplastar la insurrección. Entre tanto, trataba de ganar tiempo. Al acabar el día habían llegado las tropas en defensa del Consejo. A primeras horas de la mañana las tropas leales al Gobierno controlaban ya la mayor parte de la ciudad.

Al mediodía del día 6 (19), las negociaciones con los insurrectos conseguían la rendición de éstos, aunque ya habían quedado muy debilitados por el abandono de buena parte de los soldados levantados en armas. Este mismo día se dictó una orden de detención contra Lenin, quien optó por  exiliarse en Helsinki.

Tras la dimisión de Lvov, Alexandr Kérenski pasa a presidir el Gobierno provisional, el día 7 (20) de julio de 1917. El Gobierno de Aleksandr Kérenski tomó algunas medidas represivas, tanto con los soldados que se habían sublevado (traslado al frente como castigo) como con los dirigentes bolcheviques (algunos de ellos fueron arrestados). No consiguió desarmar a los obreros que se habían hecho con armamento y tampoco consiguió llevar a cabo la disolución de Partido bolchevique y de sus organizaciones. De hecho, el Partido decidió seguir con sus actividades legales, aunque protegiendo a Lenin enviándolo a Finlandia. A pesar del fracaso de las jornadas de julio, los bolcheviques mantenían el apoyo de obreros y campesinos.

Al comienzo la derrota bolchevique pareció total, con la huida de parte de los dirigentes, el arresto de otros, la hostilidad del resto de corrientes socialistas y el estancamiento en el reclutamiento de miembros del partido. A comienzos de septiembre, sin embargo, cuando tuvo lugar el fallido golpe de Kornílov, el partido de Lenin se había recuperado completamente del fracaso del intento de toma del poder de julio.

19 de agosto (1 de septiembre) a 1 (14) de septiembre. Golpe de Estado fallido de Kornílov. El general Lavr Kornílov, comandante en jefe del Ejército ruso, intentó un golpe contrarrevolucionario. Su alzamiento, encaminado a establecer una dictadura militar, fracasó a los pocos días por falta de apoyos. Este acontecimiento reforzó la posición del Partido bolchevique, acelerando sus planes para tomar el poder y desacreditando al Gobierno de Kérenski, que había mantenido conversaciones con Kornílov.

31 de agosto (13 de septiembre). Los bolcheviques logran la mayoría en el Soviet de Petrogrado. Lenin plantea la necesidad de tomar el poder definitivamente. La Organización Militar del Partido prepara minuciosamente el asalto final al poder burgués, aprendiendo de los errores cometidos en las Jornadas de julio. Lenin decide regresar a Petrogrado y los bolcheviques ultiman los preparativos.
https://octubre1917.net/2016/11/06/historia/

Etiquetas
COMPARTIR EN:
SIN COMENTARIOS

DEJANOS TU COMENTARIO