100 AÑOS - REVOLUCIÓN DE OCTUBRE

La más amplia participación de las masas en la toma de decisiones.

Lo que Marx y  Lenin plantearon:

“La Comuna no había de ser un organismo parlamentario, sino una corporación de trabajo, ejecutiva y legislativa al mismo tiempo.”  (Marx. La Guerra Civil en Francia)

 “Tanto las victorias como las derrotas de la revolución han ofrecido grandes enseñanzas …..”

“La enseñanza primera y fundamental estriba en que sólo la lucha revolucionaria de las masas es capaz de conseguir mejoras algo serias en la vida de los obreros y en el gobierno del Estado. Ni la “simpatía” de la gente culta por los obreros ni la lucha heroica de terroristas individuales han podido minar el absolutismo zarista ni la omnipotencia de los capitalistas. Ha podido hacerlo únicamente la lucha de los mismos obreros, la lucha conjunta de millones de hombres, y cuando esta lucha se debilitaba, se comenzaba a arrebatar inmediatamente a los obreros lo que éstos habían conquistado.” Lenin Las enseñanzas de la Revolución (1905)

 

“En el breve esbozo de organización nacional que la Comuna no tuvo tiempo de desarrollar, se dice claramente que la Comuna habría de ser la forma política que revistiese hasta la aldea más pequeña del país y que en los distritos rurales el ejercito permanente habría de ser reemplazado por una milicia popular, con un período de servicio extraordinariamente corto.” Marx. La Comuna de París.

 

¿Que nos enseña Octubre?

Una revolución social sólo puede triunfar con masas organizadas y concientes.

Reafirma que la historia la hacen los pueblos. Que una revolución sólo se hace con las  masas. Sea cuales fueren las formas de lucha, violentas o pacíficas -no lo eligen los pueblos-, el camino debe ser recorrido con masas, pues sólo a través de su propia experiencia en la lucha, éstas toman conciencia: de la necesidad de romper el Orden Establecido y de su papel como protagonistas.

No hay practica revolucionaria sin teoría revolucionaria.

Es necesaria la acción conciente y organizada

Una revolución social que dispute la hegemonía y sea capaz de derrotar a la clase dominante no surge espontáneamente del movimiento de masas.

Es producto de la acción conciente, del estudio de la realidad, de definir al enemigo principal, de medir correctamente la correlación de fuerzas, de unir las fuerzas propias y aislar las enemigas.

A una fuerza tan brutal como la del Gran Capital no se la vence con improvisación, espontaneísmo, o la sola voluntad. Es necesaria, una estrategia más  la conciencia, la unidad y la organización disciplinada de las clases subalternas.

También ello fue una gran virtud de Octubre y una gran enseñanza. Profundizar en el análisis de los aciertos y errores, pero sobre todo del método – saber evaluar la situación en el momento y lugar concreto- donde se revela lo esencial, sin atarse a dogmas o a la letra muerta de un texto.

COMPARTIR EN:
SIN COMENTARIOS

DEJANOS TU COMENTARIO