100 AÑOS - REVOLUCIÓN DE OCTUBRE
 

¿Cómo y por qué la derrota?

no existen verdades sagradas, todas las aseveraciones deben ser cuidadosamente examinadas con espíritu crítico, los argumentos de autoridad no tienen valor

Queremos compartir esta cita que el Lic. Luis Marcelo Yera, toma de Carl Sagan:

“..en su famoso libro “Cosmos” con palabras que pudieran ser marxistas: (dice) “…la ciencia no es perfecta y puede ser mal utilizada, mas es con mucho el mejor instrumento que poseemos, que se corrige a si mismo, que progresa sin cesar, que se aplica a todo. Obedece a dos reglas fundamentales: la primera, no existen verdades sagradas, todas las aseveraciones deben ser cuidadosamente examinadas con espíritu crítico, los argumentos de autoridad no tienen valor; y segundo, todo aquello que esté en contradicción con los hechos tiene que ser desechado y revisado” (Sagan, s.a.,p.381).

todo aquello que esté en contradicción con los hechos tiene que ser desechado y revisado

Parecería que a la problemática de repensar el socialismo le viene bien mucho de la duda y la confianza del párrafo de Sagan.”

“No poco se opinó y opina, sin la necesaria fundamentación, sobre la supuesta caducidad o la mala aplicación de la ciencia marxista, y de la necesidad en ambos casos de echar a un lado lo inoperante, por improfanable que pueda parecer.” Luis Marcelo, El estado socialista y la empresa

unos pocos iluminados, decidiendo por las masas

Un error, una incapacidad,  reiterado por la izquierda a través de la historia, ha sido, después de una larga y heroica lucha por el gobierno, dejar de lado a las masas. Un grupo iluminado de dirigentes ocupan su lugar, cree interpretarlas, conocer sus necesidades, saber guiarlas y entonces, deciden por ellas.

Error reiterado por Comunistas y Socialdemócratas, olvidando el papel de las masas en el proceso revolucionario, que sólo llevará a los cambios si las tiene como protagonistas..

Y ello  ha sucedido

Porque no se ha tenido confianza en las masas, en su capacidad de pensar y decidir el camino hacia su propia liberación.

Y como consecuencia

Dirigentes y jefes han terminado aislados de sus pueblos. Piensan que pueden resolver,  creen que su mayor conocimiento, información o inteligencia pueden  sustituir a quienes representan, pero  más adelante son sus  propios intereses particulares -de una parte de esa burocracia- que terminan desplazando al interés general.

Esa realidad nos ha mostrado, una vez más que, al brutal Poder Económico dominante sólo se lo puede enfrentar, con el único Poder de las clases subalternas; su número y su capacidad de organizarse, su unidad y su conciencia para imponer una nueva hegemonía basada en la solidaridad.

 ¿Que sucedió para que aquella democracia obrera y campesina fuera sustituida, y  un grupo de burócratas le arrebatara, nuevamente,  su libertad?

Una  pista nos la da el propio Lenin en su Carta al Congreso (dic/1922 -ene/1923)-Los subrayados y negritas son nuestros.

Preocupado por la posible escisión en el partido:

“ Yo creo que lo fundamental en el problema de la estabilidad, desde este punto de vista, son tales miembros del CC como Stalin y Trotsky. Las relaciones entre ellos, a mi modo de ver, encierran más de la mitad del peligro de esa escisión que se podría evitar, y a cuyo objeto debe servir entre otras cosas, según mi criterio, la ampliación del CC hasta 50 o hasta 100 miembros.”

“El camarada Stalin, llegado a Secretario General, ha concentrado en sus manos un poder inmenso, y no estoy seguro que siempre sepa utilizarlo con la suficiente prudencia. Por otra parte, el camarada Trotsky, según demuestra su lucha contra el CC con motivo del problema del Comisariado del Pueblo de Vías de Comunicación, no se distingue únicamente por su gran capacidad. Personalmente, quizá sea el hombre más capaz del actual CC, pero está demasiado ensoberbecido y demasiado atraído por el aspecto puramente administrativo de los asuntos.”

Lenin planteaba mejorar el aparato del Partido y el Gobierno, con mayor participación y esencialmente fortalecer el control:

“Al mismo tiempo que se aumenta el número de los miembros del CC, deberemos, a mi modo de ver, dedicarnos también, y yo diría que principalmente, a la tarea de revisar y mejorar nuestro aparato, que no sirve para nada. Para este objeto debemos valernos de los servicios de especialistas muy calificados, y la tarea de proporcionar estos especialistas debe recaer sobre la IOC (Inspección Obrera y Campesina).”

“La tarea de combinar a estos especialistas de la revisión con conocimientos suficientes y a estos nuevos miembros del CC, debe ser resuelta en la práctica.”

“Me parece que la IOC (como resultado de su desarrollo y de nuestras perplejidades acerca de su desarrollo) ha dado en resumen lo que ahora observamos: un estado de transición de un Comisariado del Pueblo especial a una función especial de los miembros del CC; de una institución que lo revisa todo por completo a un conjunto de revisores, escasos en número, pero excelentes, que deben estar bien pagados (esto es particularmente necesario en nuestro tiempo, en que las cosas se pagan, y atendiendo a que los revisores se colocan donde mejor les pagan).

 Si el número de miembros del CC es debidamente aumentado y un año tras otro se capacitan en la dirección de los asuntos públicos con la ayuda de estos especialistas altamente calificados y de los miembros de la Inspección Obrera y Campesina, prestigiosos en todos los terrenos, yo creo que daremos acertada solución a este problema que durante tanto tiempo no podíamos resolver.

En resumen: hasta 100 miembros del CC y todo lo más de 400 a 500 auxiliares suyos, miembros de la IOC, que revisen según las indicaciones de los primeros”

COMPARTIR EN:
SIN COMENTARIOS

DEJANOS TU COMENTARIO